JS Cookie Alert



Hemorroides

Visto: 372

En verano aumenta la predisposición a sufrir hemorroides. Además de medicamentos venotónicos, la homeopatía puede ser de gran ayuda, sin olvidar nunca una serie de medidas higiénico-dietéticas que incluyen una dieta rica en fibras y líquidos, baños de contraste y la práctica regular de ejercicio aeróbico.

Se estima que entre el 30 y el 50% de la población adulta ha padecido hemorroides en algún momento de su vida, dándose su mayor incidencia entre los 45 y 65 años. En verano, las hemorroides suelen agravarse, ya que con el calor, se produce una mayor dilatación e inflamación de las almohadillas formadas por los vasos sanguíneos que rodean el canal rectal y que originan la aparición de las hemorroides. También los cambios en los ritmos y en los hábitos alimenticios propios de la temporada estival favorecen el desarrollo de patologías del tracto intestinal. En esta línea, otro de los principales causante de las hemorroides en esta época del año es el estreñimiento, además de la herencia genética, el sobrepeso y el sedentarismo. También aumenta su aparición durante el embarazo y el parto.

Tipos:

  1. Las hemorroides son varices o inflamaciones de las venas en el recto y el ano. Las hemorroides internas se presentan justo dentro del ano, donde comienza el recto. Cuando son grandes pueden salirse (prolapso). El problema más común con las hemorroides internas es el sangrado durante las deposiciones.
  2. Las hemorroides externas se presentan por fuera del ano. Pueden causar dificultad para limpiar el área después de una deposición. Si se forma un coágulo de sangre en una hemorroide externa, puede ser muy doloroso (hemorroide externa trombosada).

 

Síntomas
Los síntomas asociados a esta afección dependen de cada caso, aunque entre los más comunes se encuentran el dolor, la inflamación, el sangrado y el prurito. La sangre en la hemorroide puede formar coágulos y esto puede provocar que el tejido circundante muera. En estos casos en que se necesita extirpar hemorroides con coágulos se practica la cirugía. En raras ocasiones se puede presentar sangrado intenso. En ese caso, se puede producir una anemia ferropénica por la pérdida prolongada de sangre.

El tratamiento

1. Cremas con corticosteroides y con lidocaína, ayudan a disminuir el dolor y la hinchazón.

2. Ablandadores de heces, que ayudan a reducir el esfuerzo y el estreñimiento.

3. Tratamientos orales con bioflavonoides y L-Carnitina, que remiten rápidamente los síntomas de inflamación, picor o sangrado.

4. La homeopatía y plantas como Rusco, Hamamelis, Vid Roja y Castaño de Indias favorecen la circulación y alivian la sensación de pesadez.

Dieta, baños y ejercicio, a favor

1. DIETA: rica en fibras naturales de frutas, verduras y granos integrales, y toma abundantes líquidos, al menos ocho vasos de agua al día. Evita sustancias irritantes y vasodilatadoras como los picantes, especias, alcohol, exceso de sal, chocolate, ácidos o café.

2. BAÑOS DE CONTRASTE: que alternen el agua templada y fría.

3. EJERCICIO AERÓBICO REGULAR: correr o nadar mejora la circulación y el tono venoso así como el tránsito intestinal. Algunos están contraindicados como el ciclismo o la equitación, ya que la zona afectada se ve sometida a presión, provocando más dolor e inflamación.